Nuevo sistemas de seguridad biométricos basados en ondas cerebrales

Nuevo sistemas de seguridad biométricos basados en ondas cerebrales

Ya hemos hablado en muchas otras ocasiones de los sistemas de seguridad biométricos, herramientas innovadoras cada vez más utilizadas, principalmente por grandes compañías que necesitan la máxima protección en sus instalaciones. Pero el estudio que realizó un equipo de investigadores de la Universidad de Binghamton bajo el mando de Sarah Laszlo y Zhanpeng Jin, profesores adjuntos de psicología e ingeniería informática, sobre la utilidad de la actividad cerebral en diferentes ámbitos es algo fuera de lo común.

Con este estudio se llegó a la conclusión de que cada individuo reacciona de forma distinta ante las imágenes que se les muestra, por lo que nunca se repite el mismo patrón entre las personas sin dar lugar a la posibilidad de robo en caso de ser utilizado como medio de seguridad.

Para utilizar las ondas cerebrales en los sistemas de seguridad con el objetivo de verificar la identidad de una persona, solo se necesitaría un sistema informático que descodificase la actividad cerebral aportando unos resultados con 100% de precisión.

Según Sarah Laszlo, “Si roban la huella dactilar de una persona, esta no puede hacer crecer un nuevo dedo para reemplazarla, quedando comprometida para siempre dado que las huellas dactilares no pueden ser anuladas. Los brainprints, por el contrario, son potencialmente anulables. Así, en el caso improbable de que los atracadores logren robar un brainprint, el usuario podría ‘resetearlo’

A pesar de todo esto, Zhanpeng Jin no visualiza a corto plazo este tipo de biometría como un sistemas producido en masa para aplicaciones de baja seguridad (como puede ser el desbloqueo de un smartphone) pero sí podría tener aplicaciones destacables en lugares que precisen de alta seguridad.

About the author

Grupo Eurofesa administrator

Grupo Eurofesa abarca los campos de la Protección Contra Incendios y los Sistemas de Seguridad desde un punto de vista global, desde la ingeniería hasta la instalación, sin olvidar el mantenimiento posterior.

    Deja un comentario